Daniela Baldino
A la corta edad de los seis años estaba cautivada por las ciencias y cuestionaba cada cosa que ocurriera. En las mañanas que tenía libre, su madre la llevaba a la biblioteca pública para retirar un libro a préstamo que respondiera a sus insistentes preguntas. En cuarto grado del primario, en la feria de ciencias, la pasión transcurría por los volcanes y al año siguiente (en esa misma feria) no solo los volcanes eran su vida, sino que también lo eran los océanos. Ese camino de curiosidades la llevó a lugares maravillosos y a interrogarse si algún día podría llegar a ser como ese maestro que la inspiraba. Al regreso a su país, la vida transcurría entre brasas, ollas y sartenes; pero allí seguía vigente esa pasión por la ciencia aunque a sus oídos llegaban frases como “la universidad de la vida era suficiente”. Con la tenacidad, el incondicional apoyo de sus seres queridos y la educación pública logró ser la primera en su familia en obtener una carrera de grado. Sus comienzos en la investigación fueron en un grupo perteneciente a la Universidad Nacional de Luján donde se graduó con quienes le abrieron camino para pensar la geografía desde otro lugar, años de aprendizaje y agradecimientos a quienes la acompañaban a formar parte de ello. Luego de un período de redescubrimiento personal y acompañada de lazos de amistad que no entienden de distancias, se ha establecido y reside en un lugar donde el día comienza con la sonata de los pájaros carpinteros que se alinean sobre el árbol de caqui en busca de sus desayunos y los coloridos cerros junto al rugir del río son el paisaje cotidiano, los fulgores del atardecer dan paso a una noche llena de infinitas estrellas. Hoy continúa su pasión por la docencia y la investigación en geografía cultural que a través de ella ha descubierto un nuevo viaje inmerso en las complejas formas de interpretar lo que llamamos cultura.

 

Luciana Bosoer
En su infancia alternaba tardes de juego y paseos en bicicleta con la magia que le producía sumer- girse en los planos de una guía de calles que había en su casa. Ese interés la llevó a estudiar Geogra- fía, primero el Profesorado, luego la Licenciatura partida entre Luján y Barcelona, y algunos pasos en dos Maestrías sobre Políticas de planificación urbana. Atraída por la Geografía Cultural y basada en los Planes Urbanos de Buenos Aires analizó las ideas condensadas en las políticas que moldearon sus espacios verdes. En el ámbito de la investigación, participó en varios grupos de trabajo en políticas urbanas y territorio, movilidad cotidiana y procesos de segregación socio-espacial. Trabajó como consultora en la creación de planes de movilidad sostenible para el Ministerio del Interior y Transporte de la Nación, como miembro del Programa Transporte y Territorio del Instituto de Geografía de la UBA, y de la Red interna- cional Contested_Cities, donde publicó materiales didácticos en Geografía y varios trabajos sobre movilidad cotidiana. Como docente, divulgó materiales didácticos para educación primaria y media. En la carrera del Doctorado en Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Nacional de Luján, intenta integrar “lo urbano” y la perspectiva de la Geografía Cultural a través del análisis de las prácticas de la movilidad cotidiana en con- textos de expansión metropolitana y desigualdad socio-espacial.

 

Carlos Roberto Cáceres
Preguntón incansable. Si de chico tenía que viajar en el transporte público, su ubicación preferida era el de la ventanilla. Quizás porque desde allí, podía ver el recorrido y en función de él, imaginarse (y preguntar) acerca del surgimiento o la transformación del lugar. Así nació su interés por el territorio. Algunos años más tarde, estudió el profesorado en Geografía en la Universidad Nacional de Luján. Lugar en el que esa motivación por “los lugares, los paisajes y su gente”, se fue enriqueciendo. Luego (en la misma Casa de Estudios), concluyó la Licenciatura en Geografía y perfilaba su interés por la Geografía del Turismo (que para su sorpresa y la de otros, no se hace viajando). Recientemente, ha concluido una Maestría en Políticas Ambientales y Territoriales en la Universidad de Buenos Aires. Sus investigaciones abarcan las adecuaciones del territorio en función de su uso turístico, la valorización de la naturaleza y la cultura como atractivos (y mercancías) y el turismo rural comunitario en los Valles Calchaquíes de Salta, que se convirtió no solo en su “lugar en el mundo” sino también en su rincón para deleitarse con exquisitos vinos y riquísimas empanadas. Actualmente, se desempeña como docente en escuelas medias e institutos de formación docente. Considera que, en estas instituciones comparte sus conocimientos geográficos al mismo tiempo que aprende. Razón por la cual encon- tró un espacio donde imaginarse y preguntarse acerca de las transformaciones del territorio. En definitiva: hacer Geografía.

 

Melisa Estrella
Estudió el Profesorado y Licenciatura en Geografía en la Universidad Nacional de Luján.
Desde el tramo final de la carrera comenzó a interesarse en temáticas vinculadas con la didáctica específica y la Educación Ambiental, que se fueron manteniendo a lo largo de las instancias de investigación, formación de posgrado y docencia.
Actualmente es docente de Educación Ambiental en la UNLu, Especialista en Ambiente y Desarrollo Sustentable por la UNQ y becaria doctoral CONICET, donde se enfoca en trabajar los efectos sociales y las transformaciones territoriales que se producen a partir de los conflictos ambientales, desde una perspectiva geográfica crítica y cultural. Madre de tres hijas, y por ende, experta en multitasking. Intenta transitar al minimalismo y hacia la cocina naturista. Disfruta leer y tomar mate al sol.

 

Luciano Dawidiuk
Contrario a todo pronóstico y deseo familiar, después de concluir sus estudios secundarios como Técnico Químico, se decidió por estudiar Historia, primero el Profesorado y luego la Licen- ciatura, en la Universidad Nacional de Luján. Puede que el haber tenido una madre docente, un padre lector y profundamente conocedor de his- torias de indios, gauchos y paisanos o un abuelo que combatió en la Segunda Guerra Mundial ha- yan influido en dicha decisión. Pero las lecturas adolescentes de Poe, Borges y de la “Psicopatología de la vida coti-diana” de Freud parecen haber sido, extrañamente, también cruciales. Actualmente trabaja como docente en el Departamento de Ciencias Sociales de la UNLu y se desempeña como becario doctoral del CONICET, intentando canalizar su pasión por el cine en la elaboración una tesis sobre la representación del genocidio nazi en los cines de Europa Central y del Este. Su crianza como protestante en una ciudad eminentemente católica como Luján, lo llevaron a interesarse muy temprano sobre la diversidad religiosa y las relaciones entre religiosidad y poder. Además de desarrollar actividades como padre y esposo también es melómano y músico.

 

Natalia Flores
Es ante todo profesora en Geografía. Antes de decidir dónde y qué estudiar, tuvo que abandonar los sueños de ser pediatra y fríamente pensar en la economía familiar golpeada después de los duros años ’90. Aunque no tan fríamente, el campus de la Universidad Nacional de Luján con sus árboles frondosos y muy verdes la sedujeron para atraparla para siempre: salir del corazón del conurbano diariamente para ser profe fue la puerta a una vida inimaginable. Profesora y Licenciada en Geografía, su vida transcurre entre escuelas secundarias de San Miguel- su ciudad originaria- y la Universidad Nacional de Luján, dónde es ayudante de la Didáctica Específica de La Geografía y la Residencia Docente además de integrar un equipo de investigación preocupado por la enseñanza de la Geografía a sectores populares. También se anima a la formación de profesores de Historia (ardua tarea para un Geógrafo) en un Instituto terciario de la ciudad de Pilar. Sus intereses se sintetizan en algunas palabras clave: viajar, fotografía, formación docente, geografía urbana. Mientras define su tesis de Maestría en Estudios Urbanos (UNGS) piensa como combinar todo lo anterior. Y también termina de escribir su trabajo final que la convertirá en Especialista en Docencia en Entornos Virtuales (UNQ). Naty -como la llaman alumnos, amigos y familiares- tiene fascinación por armar listas de cosas para hacer organizadas en urgentes, prioritarias e importantes. A veces piensa en dedicarse a encuadernar libretas con una organización así para que la gente que se olvida de todo de una vez! También escribe libros de texto para secundaria, ardua tarea si las hay. Cuando viaja evita el frío, prefiere el calor agobiante porque la hace sentir más enérgica, a riesgo de ser catalogada por la mirada de algún geógrafo crítico como determinista.

 

Marcos Bruno Giop
Nacido un 26 de noviembre en la ciudad de Luján, siendo el menor de tres hermanos, transita entre pasiones terrenales e ideales. Actualmente se encuentra en el tramo final del Profesorado en Geografía en la Universidad Nacional de Luján. Comenzó a transitar sus pasos en investigación desde los primeros años de la carrera participando en varios proyectos. Desde sus comienzos se sintió atraído por una perspectiva cultural de la Geografía. Actualmente desarrolla investigaciones sobre las manifestaciones espaciales efímeras, centradas en cuestiones de patrimonialización en el ámbito de lo religioso. A esto se le suma su trabajo en la docencia en escuelas medias de Luján. Más allá de su vida profesional, en sus ratos libres, cada vez que tiene la oportunidad no duda en viajar para conocer nuevos lugares y redescubrir los ya visitados (nunca dejando de lado su parte científico-crítica). A esto se le debe sumar el gusto por probar nuevas comidas, sin olvidarse del complemento (algún vino tinto o cerveza artesanal). Una de sus mayores pasiones, y no por ser la última en orden de mención la menos importante, es el fútbol. Esto incluye jugarlo, observarlo e introducirse en acaloradas discusiones sobre este deporte.

 

Tomás Giop
Inmerso en una familia de profesionales de la educación, desde edad escolar definió su interés y gusto por la enseñanza, en particular de la Historia. Sin embargo, el mundo universitario le abrió las puertas a nuevas prácticas dentro de las Ciencias Sociales como la investigación científica. Tras el Profesorado en Historia cursado en la Universidad Nacional de Luján, a sus 26 años, es el turno de la Licenciatura. El ámbito de lo cultural siempre se entrevió en sus intereses, intentando constantemente articular la perspectiva y análisis históricos con nociones de espacialidad y cultura, sus cambios y continuidades, en sus diversos trabajos. Esto, sin dudas, alimentado y fomentado por su pasión por los viajes y, a partir de ellos, el encuentro con otras realidades, intentando siempre abordar las mismas desde una perspectiva crítica y analítica. Junto a esto, el fútbol, tanto practicarlo como su analizarlo, completa sus pasiones. En la actualidad, se desempeña como docente en el ámbito de la enseñanza secundaria y terciaria. A la par, tras realizar trabajos de investigación con un abordaje internacional, principalmente sobre el continente africano, está culminando sus estudios de Licenciatura en Historia en la Universidad Nacional de Luján focalizándose en el análisis cultural y religioso de las comunidades bolivianas a escala local.

 

Carolina Vogel
En un comienzo, las ciencias duras ocupaban gran parte de su vida, a la que interpretaba a través del prisma de la física cuántica, la teoría de la relatividad, las matemáticas y la química orgánica. Las más grandes preocupaciones con respecto a la vida social eran que en los comercios no estuvieran vendiendo jarabe de muy alta fructuosa en lugar de miel pura. Sin embargo, su fuerte interés artístico, siempre ligado a la música y a la danza, peleaban en su interior por abandonar la rigidez con la que se pensaba a sí misma y al mundo que la rodeaba. Es así como con la llegada de su único hijo Ismael, decidió tomar lo que considera una de las mejores decisiones de su vida, abandonar el laboratorio y volcarse hacia las Ciencias Sociales. De este modo comenzó su carrera de Licenciatura en Ciencias Sociales y Humanidades que terminaría en 2014 y actualmente continúa con sus estudios de Posgrado en el mismo campo e integra este colorido grupo de diversidades pensantes que explorar la diversidad en clave espacial.