¿Por qué preocuparnos tanto por entender qué es el espacio? Lxs geógrafxs vivimos atentxs a encontrar una definición que satisfaga nuestra incansable búsqueda de poder definir la categoría espacio. Poco no hemos detenido a reflexionar más allá de este deseo impuesto permanentemente. Pero: ¿Cómo nos vinculamos con el/los espacios?, ¿cómo lo(s) experimentamos?, ¿cómo lo(s) percibimos y cómo lo sentimos?; después de todo, el/los espacio(s) somos nosotrxs. Situaciones como la que estamos experimentando en estos días nos transportan a ampliar nuestra “imaginación geográfica” como propuso alguna vez Edward Soja, y penetran en ese universo de emociones y sensaciones que habilitan formas plurales de interpretar la espacialidad. El desafío es doble: por un lado, romper las cadenas de las rígidas y vetustas tradiciones sobrevivientes (aún) en nuestra disciplina, y, por otro lado, pensar formas creativas de acercarse a ese deseo reflexivo. No nos paralizamos ante lo nuevo, avanzamos preguntándonos y cuestionándonos. “Geografías desde el encierro” es la excusa para abrir esas puertas y ventanas, recorrer esos rincones, disfrutar o padecer esas experiencias, sentir esos lugares, hacer(nos) geografías. Aquí nuestros resultados de estos días de reflexión…